Perfeccionismo en el trading

En la mayoría de nuestras actividades, la perfección o la búsqueda de la misma suele ser algo bueno.

Todos sabemos que si intentamos que algo salga perfecto, nuestros esfuerzos suelen ser recompensados y creemos que ser perfeccionistas nos ayuda a obtener mejores resultados. Sin embargo, en el caso del trading, esto no siempre es así.

Cuando queremos que una operación salga bien, a veces caemos en la trampa de esperar que el mercado nos dibuje nuestro set up a la perfección. Queremos que todos los elementos (rango de velas, volumen, indicadores) hagan algo determinado y queremos que dibujen una imagen que tenemos en la cabeza.

La cuestión es que el mercado esta formado por miles d humanos que opinan (invirtiendo) sobre el precio de los activos y, como bien sabemos, los humanos estamos muy lejos de la perfección. Por esta razón, es muy difícil que veamos patrones perfectos en el mercado. De hecho, hay traders que desconfían cuando ven un patrón demasiado bonito y son reticentes a operarlos ya que pueden ser engaños creados por el profesional.

Por otro lado, vemos día tras día que el mercado si es armónico, es decir, respeta ciertos niveles, cumple sus proyecciones, forma estructuras reconocibles, etc. Dicho de otra manera, si espero que el precio vaya de un nivel A a un nivel B y lo haga con una forma X, quizás el mercado no haga la forma esperada (X) pero si puedo confiar en que hay una probabilidad elevada de que, si está en el nivel A, llegue hasta el nivel B.

Por tanto, debemos adaptarnos a la imperfección del mercado confiando en su armonía. No podemos ser puristas y esperar a que el mercado nos de un set up perfecto, pero tampoco debemos sobre operar y entrar de cualquier manera.  Debemos encontrar un equilibrio entre el rigor y la flexibilidad en nuestra operativa: habrá veces que sea conveniente anticipar una entrada o una salida, otras veces deberemos entrar aunque el volumen no sea el que buscábamos, etc. Pero, si pecamos de perfeccionismo, caeremos en la trampa de dejar pasar muchas trades buenas y (como dijo una vez un crack) nos quedaremos como vacas mirando pasar un tren.