La fiscalidad en el trading

Este es un tema complejo, del que la mayoría no tenemos muchos conocimientos, y donde la información es escasa o subjetiva.

Lógicamente lo más fácil será dejar estos temas en manos de un gestor que este especializado en estos asuntos. Pero eso tendrá un coste que nos podremos ahorrar si nos estudiamos un poco el cómo hacer la declaración del trader autónomo.

Hay dos tipos de renta en el IRPF, la general y la del ahorro. Nuestras operaciones de trading irán a la de ahorro.

En esta tabla esta el porcentaje que te tocará pagar a hacienda dependiendo de los beneficios que tengas. Los primeros 6.000 irán al 19%, que no es poco, lo demás que ganes estará al tipo del 21%. Si eres de los que ganas más de 50.000 al año te tocará pagar el 23%. Estos números pueden cambiar, pero esto esta actualizado a 2017.

Tributar las ganancias es obligatorio, mientras las pérdidas son opcionales. Yo recomiendo declararlas ya que en ese caso podrás compensar en los siguientes ejercicios.

Ahora viene la parte donde llegan muchas dudas, nosotros como retail traders normalmente hacemos cientos o incluso miles de operaciones al año, obviamente en el programa no hay que ponerlas todas. En este caso se hace un cómputo global de todas ellas por el método FIFO, de manera que todas aparecerán como una única operación.  Por cierto, siempre que declares como persona física, podrás deducir las comisiones de la operativa.

Por último, para no perder tiempo buscando en el programa, nosotros los traders tenemos que ir a la casilla 288 y luego a la opción 5. Todavía no existe un apartado exclusivo para los derivados, pero no creo que tarden mucho en ponerlo, al ver el crecimiento que están teniendo en este país.